Frente Popular Darío Santillán - Formación Imprimir E-Mail
Intervención presentada en el Encuentro de
Educadores Populares de América Latina
Escuela Nacional Florestan Fernandes
Brasil 5 al 7 de octubre de 2007

 
Introducción

El Frente Popular Darío Santillán es una herramienta política y social en permanente proceso de construcción donde confluyen varias corrientes. Se conformó en el año 2004 como una apuesta multisectorial impulsada y sostenida por movimientos de trabajador@s desocupad@s, organizaciones estudiantiles, grupos culturales, y trabajador@s ocupad@s. Actualmente el Frente está constituido por unos 4000 compañer@s organizad@s. Asumimos la lucha contra las diferentes formas de opresión desde una construcción de poder popular que reconoce algunos criterios básicos valorados como conclusiones aprendidas a través de años de lucha de los sectores populares: autonomía de cualquier estructura estatal, sindical, religiosa o partidaria; la democracia de base como forma de definir los rumbos de nuestros esfuerzos colectivos; la formación y la lucha, entre otros.

Llevamos el nombre de Darío Santillán: un compañero caído en junio de 2002 por las fuerzas represivas del estado, en ese momento bajo las órdenes del entonces presidente Eduardo Duhalde, mientras intentaba ayudar Maximiliano Kosteki, otro cumpa caído minutos antes por las mismas balas asesinas. Darío representa para nosotros la síntesis de una ética y el símbolo de los valores sobre los cuales iremos construyendo como pueblo, desde abajo y con el trabajo cotidiano una nueva sociedad justa y solidaria.
Conformamos el FPDS organizaciones de Buenos Aires y gran Buenos Aires, Córdoba, Rosario, La Plata, Mar del Plata, Tucumán, Tandil, Cipoletti y Formosa.
 
La formación

La formación para nosotros es un elemento esencial en la construcción del cambio social. Nos formamos en la lucha, en el trabajo libre y compartido, en la participación en las asambleas y reuniones de áreas, y a través de los talleres de formación. Utilizamos herramientas y dinámicas de Educación Popular, que nos permiten participar a todos por igual. En estos ámbitos reflexionamos sobre la práctica, para ampliar la participación y el compromiso del pueblo. Analizamos y comprendemos la realidad. Cuantos más seamos los que luchamos y pensamos, más certezas y poder podremos construir. Buscamos decidir por nosotros mismos, para eso necesitamos estar informados y formados, siempre colectivamente. Se trata de mejorar como militantes y como personas, de desarrollar y multiplicar los valores solidarios, nuevas formas de relacionarnos que derroten un poquito cada día los valores del dominador, sus ideas.

Desde la Educación Popular partimos de estas premisas:


Sólo el pueblo puede cambiar esta realidad.
Nadie sabe todo y no hay nadie que no sepa nada.
El que lucha ya sabe, pero el que reflexiona sobre sus luchas, lucha mejor.

La formación está relacionada siempre con los desafíos que nos va imponiendo la práctica concreta. Y esto es así no sólo en los espacios de la vida cotidiana del movimiento -como las asambleas o la lucha en las calles-, sino también en los talleres de formación más sistemáticos. La organización de estos espacios se trabaja desde el área de formación del FPDS. Existe un área nacional, conformada por representantes de cada regional, y áreas de formación regionales. Los objetivos centrales que se persiguen tienen que ver con aportar al desarrollo de los ejes de acumulación y de lucha definidos en los plenarios nacionales  del FPDS, buscando consolidar dos procesos simultáneamente: avanzar en la multisectorialidad y la federalización de la organización.

Las instancias más importantes que se han impulsado hasta el momento en este sentido son:

1) Los Campamentos Nacionales de Formación. En el primero (2006) participaron unos cien compañer@s mandatados por sus movimientos y regionales. Los contenidos se centraron en:

        
  • los objetivos estratégicos del FPDS, es decir, la lucha antiimperialista y anticapitalista a partir del convencimiento en la capacidad de nuestro pueblo de encontrar los métodos de lucha y la forma organizativa adecuada a las distintas circunstancias históricas;
  • nuestra concepción de la construcción del poder popular (poder que no pasa solamente por la toma del estado, sino principalmente por construir en nuestra práctica cotidiana nuevas relaciones sociales, culturales, políticas, económicas que prefiguren la sociedad que queremos), para lo que fue necesario realizar un recorrido histórico sobre distintas experiencias de lucha y aportes teóricos, tomando lo que consideramos las conclusiones más valiosas de cada tradición.  
  • Diferentes experiencias de construcción de poder popular en América Latina, entendiendo a la región como una unidad política y cultural. Cuál es la relación de esas experiencias con las estructuras estatales, qué grietas pueden encontrarse para profundizarla desde construcciones de base sólidas, y qué tareas debe asumir el FPDS en tanto organización latinoamericana en la coyuntura.

En el segundo Campamento Nacional participaron alrededor de 300 compañer@s, con una mayor presencia de organizaciones del interior. Los ejes esta vez fueron:


  • un análisis sobre el Trabajo y sus diferentes formas en el capitalismo, así como otras experiencias de trabajo no alienadas.
  • El saqueo y destrucción de los bienes de la naturaleza como producto de la lógica de acumulación capitalista, y las experiencias de resistencia y defensa de la soberanía popular.
  • Se profundizó el análisis de las construcciones y luchas latinoamericanas a partir de la socialización de varias experiencias de cumpas que estuvieron en Brasil, Bolivia, Venezuela y México, para lo cual se llegó al campamento con un material de lectura previamente elaborado sobre las conclusiones de cada viaje.

En cuanto a lo metodológico, trabajamos combinando:

a) debates en grupos reducidos (de manera de facilitar la participación de todos los cumpas),
b) puestas en común en plenarios de lo discutido,
c) exposiciones teóricas 
d) paneles con compañeros protagonistas de diferentes experiencias de lucha según la temática del día. En estas instancias participaron organizaciones y asambleas invitadas (como la Correinte del Pueblo, Pañuelos en Rebeldía, la Asamblea de Wilde, etc.)
e) proyección de videos sobre las temáticas que se trabajaron durante la jornada (FASINPAT, sobre la experiencia la fábrica recuperada ex Zanón; SED, sobre la problemática del agua y el saqueo de los bienes de la naturaleza, y otros)

Vale decir también que las puestas en común de lo debatido en grupos se realizaron no sólo a través de papelógrafos, sino también mediante formas creativas de exposición que cada grupo definía, tales como representaciones teatrales, canciones, etc.


Por otra parte, tuvo lugar durante todo el campamento una escuelita para los niños, impulsada desde los grupos de talleristas infantiles que durante el año realizan trabajos de educación, juego y recreación en diferentes barrios. El trabajo de los chicos también tuvo su lugar en las exposiciones y puestas en común, al igual que el resto de las actividades (a través de dibujos, obras de títeres, canciones, etc.)


Las actividades de mística, cocina, limpieza y seguridad, fueron llevadas adelante por grupos que iban rotando en las tareas, de modo que todos aportamos a la organización colectiva del campamento. Esto implica la puesta en práctica de una ética solidaria que hace también a nuestra formación como militantes populares.


Por último, la síntesis de los debates y exposiciones quedaron sistematizadas en cartillas y materiales escritos que se socializaron entre los diferentes movimientos y regionales del país.

A su vez, desde el área de formación también se trató de llegar a las regionales que por razones de financiamiento no pudieron llegar a los campamentos.

2) Este año (2007) se realizó el primer Campamento de Formación en Género en Glew (gran Buenos Aires), impulsado por el Espacio de Mujeres del FPDS. El campamento fue el producto de un trabajo sostenido en el tiempo de este Espacio, que se conformó hace cuatro años (como parte del MTD Aníbal Verón) y continuó en el marco del FPDS. Participaron compañeras desocupadas, ocupadas, estudiantes y profesionales de distintas partes del país (capital y gran Buenos Aires, La Plata y gran La Plata, Mar del Plata, Tandil, Córdoba, Tucumán y Mendoza), así como grupos y organizaciones con quienes se viene compartiendo años de trabajo conjunto, como el área de Géneros de Pañuelos en Rebeldía, Debocaenboca, etc.

Los temas centrales fueron una problematización sobre lo que entendemos por Género, el Patriarcado y su relación con el capitalismo, un recorrido histórico del feminismo y su relación con la lucha de clases, y se realizaron talleres de Arte y Lucha, donde se hicieron sténciles, canciones y banderas.

La sistematización de esta experiencia de formación quedó plasmada en una cartilla muy significativa en tanto material de formación que ha permitido extender los debates y conclusiones al resto de l@s compañer@s del Frente. En el último Plenario Nacional de julio de 2007, y como un punto de llegada de todo un proceso de varios años, el FPDS se declaró antipatriarcal luego de un rico debate impulsado desde este Espacio.


3) Talleres de formación por Sector.
 

a) Trabajadores Desocupados: talleres de formación de base sobre distintos temas: por qué luchamos, criterios de construcción del movimiento (autonomía, democracia de base, lucha, formación, etc); aspectos de la coyuntura (elecciones, represiones, etc.), experiencias históricas. Cómo construimos poder popular desde el territorio. Alfabetización, y promoción de la salud (con diferente desarrollo según las regionales). Talleres sobre emprendimientos productivos.

b) Estudiantil / universitario: talleres sobre diferentes aspectos que hacen a la construcción de poder popular en (y desde) la universidad. Se trabajan temas tales como trabajo de base, aporte en los organismos gremiales, tareas de articulación y coordinación dentro del sector (regionalmente y a nivel nacional), proyección multisectorial, relación con la institución, etc.)


c) Trabajadores Ocupados: jornadas y ciclos de charlas sobre experiencias históricas de lucha del movimiento obrero argentino y latinoamericano, talleres sobre el rol del delegado sindical, etc.


4) Organización de cátedras libres, jornadas y ciclos de charlas sobre diferentes temáticas, tales como experiencias de movimientos sociales, riquezas naturales y soberanía popular, el movimiento obrero y la universidad, etc. Estas actividades son impulsadas generalmente por organizaciones de uno o más sectores y sirven también como aporte al trabajo de base en la universidad o en ámbitos de trabajadores ocupados, por ejemplo, además de consistir en instancias de formación para los militantes de la organización.


5) Instancias de formación más intensas: escuelitas de formación sostenidas en el tiempo sobre temas como historia del movimiento obrero y popular argentino, con lecturas previas y exposiciones sistemáticas. Este nivel de formación es el menos desarrollado en las regionales y ha más costado más sostener su continuidad. Se ha venido expresando, sin embargo, en el último tiempo cada vez con mayor fuerza la necesidad de apostar más seriamente a este nivel de formación de militantes.


Otras experiencias de formación en este plano han sido los encuentros de “Formación de formadores” (contenidos: metodologías, sistematización, rol del coordinador, etc); y jornadas de debate donde compañer@s más ´viejos´ trasmiten y reflexionan sobre sus experiencias en procesos de lucha de etapas anteriores (década del sesenta y setenta en argentina centralmente).


6) participación en instancias de formación organizadas por otros movimientos u organizaciones (cursos organizados por Pañuelos en Rebeldía, escuelitas organizadas por el Movimiento de Campesinos, por el MST de Brasil, campamento latinoamericano de Jóvenes, etc.)

 
Debilidades o desafíos

Como se decía más arriba, un desafío que empieza a ser una necesidad cada vez más extendida entre los compañer@s del movimiento, es la de avanzar en niveles de formación que aporten a la militancia herramientas para enfrentar la complejidad de la coyuntura. Esto es, -entre otras cosas- la capacidad de sintetizar políticas con una proyección multisectorial, aunque sin dejar de atender a las dificultades o desafíos que se plantean en el cotidiano de cada sector. Poder encontrar respuestas creativas en el plano de las formas organizativas de manera de potenciar la acumulación de saber que los sectores populares van generando a través de sus luchas; crear dispositivos de seguridad y autodefensa que aseguren del desarrollo de nuestras actividades cotidianas, etc.


El avance de la federalización y el desarrollo lo más parejo posible de las diferentes regionales del país se nos presenta como un desafío central. Y la profundización de espacios de formación es una tarea clave si se quiere caminar a paso firme en esa dirección. Sin embargo, una traba que se nos presenta en este aspecto es sin duda el del financiamiento de tales actividades. La falta de recursos constituye un obstáculo muy visible a la hora de llevar adelante este tipo instancias formativas a nivel nacional o latinoamericano.


Por otra parte, es preciso seguir trabajando en pos de consolidar las actividades de formación como una prioridad en la práctica por parte de las organizaciones y movimientos. Muchas veces, las tareas de formación son relegadas a un segundo plano ante las dificultades cotidianas que se presentan en los diferentes territorios o espacios de militancia. Ante esto, se hace necesario ir buscando creativamente profundizar experiencias de formación que contribuyan realmente a resolver con eficacia los desafíos de la práctica cotidiana, desde una visión de más largo plazo, y procurando evitar que la formación se convierta para los compañer@s en una carga más con escasa vinculación con los problemas concretos que nos presenta cada coyuntura.


Otro desafío consiste en desarrollar la mayor sistematicidad posible en las reflexiones sobre la práctica, al tiempo a aportar a extender una cultura de lectura entre los compañer@s. En este sentido, desde hace algunos meses se viene trabajando en un valioso proyecto editorial (El Colectivo), gracias al cual se han logrado editar ya una media docena de trabajos de distintos compañer@s.
 
< Anterior   Siguiente >
radio
Julio López, 6 años desaparecido.
Julio.Lopez.jpg
 
dejanos tu firma
No a la impunidad